Las bodas más bonitas de este verano… nos han tocado a nosotros. Tenemos razones para creerlo y aquí hay algunas.

Grabar los sentimientos de las parejas que hemos tenido la suerte de conocerlas ha sido una responsabilidad muy grande, pero realizar las películas para estas parejas es el trabajo más gratificante del mundo.

Hemos tenido – y hay testimonio en vídeo – las sonrisas y las carcajadas de Silvia y las lágrimas de Nico cuando ella le declara su amor en rumano, idioma que aprendió por amor, las emociones de Ildiko en el día más importante de su vida hasta ahora, junto a su amado Stoienel, el calor tremendo del día de la preciosa boda de Rosa y José y el aguante de los dos y de sus invitados o la alegría de los jóvenes Laura y Robert, quienes han aceptado con mucha paciencia nuestras indicaciones en el día de preboda y en las preparaciones.

Todo nuestro trabajo nos ha sido facilitado por la atención que hemos tenido por parte de los novios y su gente, cosa que nos lleva a decir con seguridad que grabar la celebración de un momento tan importante como es la boda y luego crear con las imágenes los vídeos para estas parejas no fue trabajo, sino puro placer.

Este verano, como siempre, cada boda fue un mundo. Hemos grabado bodas muy distintas, con ceremonia civil o religiosa, diferentes celebraciones y gente de varios países reunidos para festejar la unión de sus queridos novios. Y diríamos que son un poco nuestros también.

El denominador común fue la atención con la que nos trataron y la consideración para el servicio que estamos ofreciendo.

Por todo esto, muchas gracias!

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

Comparte esta pagina con tus amigos