Tengo que confesar que soy uno de los esos videografos de bodas que no tienen el vídeo de su propria boda.

En aquel entonces, me dedicaba exclusivamente al periodismo audiovisual y a pesar de tener muchos conocidos en el mundo de la televisión, recuerdo que no quisimos desde el principio grabar nuestra boda en video. Y la razón de no hacerlo, contratando un videografo de bodas era bastante sencilla: no esperábamos un producto de calidad, tal como existe ahora.

Sabíamos que el video iba a ser muy largo, previsible y aburrido. Además tendríamos que volver a ponerlo en cada ocasión con cada visita, a petición de familiares y amigos. Conocíamos la experiencia de otros novios y decidimos renunciar desde el inicio al video.

Como ha cambiado el video de boda

Me sorprende que hoy en día los novios, y no solo ellos, sigan acostumbrados a la idea de que el video de boda no sea algo absolutamente necesario para poder recordar uno de los días más felices de sus vidas. Porque el video de boda de hoy no tiene nada que ver con lo que se hacia hace 10 o incluso hace apenas 5 años. Y hay varios motivos para creerlo.

En primer lugar, la tecnología ha abierto las posibilidades creativas de tal manera que podamos tener hoy verdaderas películas de bodas, con planos cinematográficos, con diseño de sonido y un hilo narrativo digno de las producciones de cine. En segundo lugar, los videógrafos de bodas no son ni la sombra de los cámaras de antes desde el punto de vista creativo.

Ningún profesional del video de boda, que respeta su oficio, ofrecerá ahora un video largo y aburrido como su principal producto. Los que han entendido el nuevo arte de la cinematografía de boda no pueden pedirse menos. Por eso lo que hoy llamamos videografía de bodas está a la misma altura de la fotografía de bodas.

Otro aspecto que está cambiando el video de boda es la posibilidad de grabar un evento con varias cámaras y con equipos de sonido profesional, para que el montaje final tenga una edición profesional con varias perspectivas y una reproducción fiel de las palabras de los novios. El video de hace una década no podía evolucionar precisamente por la falta de este ingrediente secreto que es la grabación multicamara.

Si quieres recordar tu boda con un buen video de boda, que se parezca a una película romántica, no puedes conseguirlo sin la implicación de al menos dos cámaras. ¿Como se puede esperar que un solo videografo con una sola cámara sorprenda dos situaciones que pasan al mismo tiempo? Es imposible incluso para los fotógrafos que tienen más latitud a la hora de cazar instantáneas.

El precio de un buen video de boda

En algunos casos, los novios invierten mucho tiempo y dinero en celebrar una boda original, con momentos y decoraciones especiales, pero a la hora de recordarlo se olvidan o rechazan contratar un video de boda que no sea igual de especial y emocionante como su propria boda.

Existen también casos en los que el presupuesto no da para más y hay bodas que no se quedan en ninguna película, pero con la multitud de ofertas que existen hoy en día estoy seguro que nadie debería quedarse sin el video de boda.

Porque no hay nada más valioso que el recuerdo de un día feliz.

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

Comparte esta pagina con tus amigos