En un mundo ideal todos los artistas gozan del prestigio y de la apreciación que se merecen. Como ya sabéis, este mundo no es ideal pero tiene sus partes buenas. Por eso me gustaría señalar unas ideas sobre como contratar a tu videografo de boda.

1. Video si o video no

Primero tienes que saber aunque te cases por primera vez que después de la celebración solo te van a quedar los recuerdos y la vida de los recuerdos son las imágenes que podrás conservar después de todo.

Así que, para encontrar un buen videografo de bodas primero tienes que saber qué importancia tiene el buen video de boda.

El mercado de los profesionales de la imagen de boda está lleno de intrusismo y de cazabodas al 3×1 así que tienes que saber primero que es lo que no quieres: recuerdos de verdad que te hagan llorar de felicidad o imágenes sencillas grabadas desde una esquina en un trípode abandonado.

2. Escoge un estilo

Después fíjate en el estilo de video que te gustaría tener como recuerdo. Mira los videos de los amigos que ya se han casado, infórmate sobre los videografos que los hicieron, sigue la trayectoria profesional a través de la web, de la cuenta de Facebook o de Instagram etc.

Cuando ya sabes qué tipo de video de boda quieres puedes empezar a solicitar información.

3. Pide información detallada

Si te gusta un videografo no pidas precio a 10 personas para que después te sientas agobiada por las ofertas y los presupuestos recibidos por correo.

El video de boda es algo íntimo y el videografo que contará vuestra historia de amor no hace este trabajo solo por el dinero. Necesitarás conocerle y saber de antemano si puedes confiarle la seguridad de tus recuerdos más felices.

4. Ten un encuentro cara a cara

Queda con el videografo que te haya gustado y pregúntale todo lo que necesitas saber. Últimamente los videos de bodas son muy diversos y de un solo tipo de video largo de 3 horas hemos pasado a videos cortos, cinematograficos, de preboda, lovestory, savethedate, trash the dress, same day edit etc.

Tienes que tener en cuenta varios datos: la duración, el estilo de video, el montaje posterior, música de fondo etc.

Junto con el videografo y tu futuro novio podréis hablar detalles y quedar en grabar momentos especiales que necesitan alguna preparación por parte del profesional.

Al mismo tiempo él te hará las recomendaciones oportunas para que disfrutes de tu boda y te dirá que necesidades tiene para que tengas un video memorable.

Solo a través de un encuentro tendrás todos los datos necesarios para pensar un presupuesto y saber cómo va a encajar el video en la organización de tu boda.

5. No pidas el video de boda al fotógrafo

La forma más sencilla de sabotear tu proprio video de boda es caer en la tentación de pedir todo a una sola persona. Normalmente los fotógrafos son los que reciben muchas solicitudes para el video de boda y vale recordarlo que la fotografía no tiene nada que ver con el video.

Las necesidades de los dos profesionales son muy distintas y normalmente el videografo requiere más tiempo, más preparación y más recursos para conseguir una toma desde varios angulos que pueda llegar a la secuencia de tu película de boda.

El error que cometen muchos fotógrafos que temen decirles no a sus clientes cuando piden video es que se van a encargar de un tema que no es fácil de manejar. Por lo tanto es muy probable que te vayan a ofrecer un video low cost a precio rebajado e intentara compensarlo con lo que sabe mejor: la fotografía.

Cada uno tiene libertad de escoger un video malo para su boda, pero no confundas esta opción con el trabajo del videografo de hoy que graba una boda con varias cámaras, utiliza lentes profesionales, equipos de sonido, luces y además tiene que editar durante varias semanas una película que guarde la emoción para toda la vida.